La ONU alerta de venta de refugiadas en Bangladesh para trabajo forzado


La ONU dijo el martes que la mayoría de las refugiadas de la etnia Rohingya en Bangladesh están siendo vendidas como mano de obra forzada.

En un comunicado publicado por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), asociada a la ONU, se dice que el organismo ha identificado 99 casos de trata de personas desde septiembre de 2017, a la vez que se advierte de que las cifras reales son probablemente mucho más altas.

De esos 99 casos de refugiados sometidos a trata y explotación detectados, 35 eran niñas, 31 mujeres, 25 hombres y 8 niños varones. La mayoría de las mujeres y niñas, todos los hombres y la mitad de los niños habían sido víctimas de trabajo forzado, mientras que 5 de las mujeres y 4 de las niñas habían sufrido además explotación sexual.

La OIM insiste en que los traficantes se aprovechan de los refugiados que viven en situaciones desesperadas en los campamentos de Bangladesh tras huir de Myanmar (Birmania) por la violencia y los engañan con falsas promesas de trabajo y mejores condiciones de vida.

Según los expertos en lucha contra la trata que tiene la OIM en Bangladesh, las jóvenes que han sido vendidas para realizar trabajo forzoso conforman el mayor grupo de víctimas de trata identificadas por la OIM en los campamentos de refugiados del país asiático.

"Más de 1000 han sido identificadas como víctimas de trata de personas", ha aseverado la ONG 'YPSA'.

Más de 900 000 Rohingya han huido a Bangladesh desde agosto de 2017, cuando el Ejército birmano intensificó sus ataques a esa población en Rajine. Las Naciones Unidas consideran el trato que Myanmar brinda a los Rohingya "limpieza étnica".