Las víctimas del amianto se concentran en la plaza de Sant Jaume (Barcelona) para hacer visible su reclamación, que incumbe a toda la sociedad


Las víctimas del amianto se concentraron ayer, sábado 6 de octubre, en la plaza de Sant Jaume (Barcelona) para hacer visible su reclamación, que incumbe a toda la sociedad.

Decenas de personas llegaron a las 11h de la mañana a la plaza del Ayuntamiento, donde se unieron con otras tantas, ligadas a algunos colectivos que trabajan por la inertización de este mineral declarado cancerígeno por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 1977. Entre los carteles de su reivindicación, se podía leer 'Basta' y 'El amianto sigue matando'.


Su principal objetivo es que las administraciones públicas reconozcan sus enfermedades crónicas como un daño colateral de sus años de trabajo en centros industriales durante las décadas de los 60', 70 y 80', donde manipulaban amianto sin (o con escasas) medidas de protección También reclaman que se reconozcan las enfermedades de sus familiares directos derivadas del amianto, que han tenido contacto con este material de bajo coste o las personas que han vivido y aún viven cerca de un foco de producción de este mineral cancerígeno.


La convocatoria de la mañana contó con la presencia de algunos afectados que llegaron desde Francia, Inglaterra, Italia, Bélgica e incluso Japón.