Motivos por los que Ceuta y Melilla eran, son y serán españolas


Una de las reclamaciones territoriales más delirantes y absurdas del mundo actual, es la del reino de Marruecos sobre las ciudades españolas de Ceuta y Melilla. No se sostiene ni jurídica ni históricamente, y es una demostración de cómo siendo persistente con un monotema, al final se crea un debate que nunca debería haber existido.

A diferencia de Gibraltar, que fue parte de España durante siglos hasta que los ingleses decidieron quedárselo en la Guerra de Sucesión, Ceuta y Melilla nunca fueron marroquíes. Por la sencilla razón de que cuando ambas ciudades se incorporaron a España, Marruecos ni siquiera había hecho su debut en la historia.

Aunque los que rigen los destinos de nuestro vecino del sur parecen querer olvidarlo, el actual reino de Marruecos es algo relativamente reciente. Nació a finales de los años 50 coincidiendo con la independencia del país. Durante buena parte del siglo XX Marruecos fue un protectorado hispano-francés. Para entonces Ceuta y Melilla llevaban cientos de años vinculadas a España.

En 1415, bastante antes de que se reconquistase Granada, Málaga o Almería, los portugueses echaron el guante a Ceuta reteniéndola durante 225 años. Tiempo que Portugal unió su destino al de España durante un par de generaciones.

Pero en 1640 el matrimonio ibérico se rompió de muy mala manera y los portugueses reclamaron todos sus dominios en el divorcio. Todos menos la ciudad de Ceuta que permaneció fiel a la Corona española. Felipe IV, baldado de tanta traición y tanta mala sangre, obsequió la lealtad de la plaza con el título de “Siempre Noble, Leal y Fidelísima Ciudad de Ceuta”, y que aun mantiene habiendo sido fiel a España durante siglos. Melilla, cuenta con más de 500 años de españolidad, y, al igual que su ciudad hermana, sin rebeliones y habiendo permanecido fiel a España todo este tiempo.

¿Por qué al Peñón de Gibraltar le llamamos colonia y a Ceuta y a Melilla se las considera ciudades autónomas? A diferencia de las ciudades españolas norteafricanas, Gibraltar fue registrada por la ONU en 1946 como "territorio no autónomo". Ya en 1963, en plena década de descolonización por parte de las potencias europeas, Gibraltar es incluida en la lista de territorios a descolonizar por Naciones Unidas. Se detalla que Gibraltar destruye la unidad nacional y la integridad territorial de España siendo incompatibles con las Resoluciones de la ONU acordadas sobre el tema (Resolución 1.514, párrafo sexto, de 1960).

Por su parte tanto Ceuta y Melilla, como el resto de plazas de soberanía en África, siempre estuvieron organizadas fuera del protectorado español de Marruecos, es por ello por lo que estos enclaves nunca fueron considerados como colonias, siendo de soberanía española tanto como cualquier otro territorio español peninsular.