¿Quien esta detrás de Amnistía Internacional?


Algunas personas se sorprendieron cuando Amnistía Internacional (AI) esta semana pidió la liberación "inmediata" de los golpistas catalanes.

A nadie le debería sorprender dicha interferencia de la organización en la soberanía de una nación. Ya que llevan haciéndolo desde su primer día. Como por ejemplo con Corea, Libia o Siria. A continuación vamos a ver quien esta tras AI.

Amnistía Internacional recibe cuantiosa financiación del 'Open Society Institute' del especulador de George Soros. De hecho, en 2017, una agencia del gobierno de Irlanda ordenó a Amnistía Internacional devolver una pequeña parte del dinero donado por Soros para promover el aborto en el país.

También se ha demostrado que recibe financiación del Departamento para el Desarrollo Internacional de Gran Bretaña y de la Unión Europea. 


Pero sus vínculos con el mundo del poder y de las corporaciones aún es mucho más inmenso.

Altos cargos de Amnistía Internacional son miembros o ex-trabajadores del Departamento de Estado de EEUU, de la CIA, millonarios y pro-sionistas, como por ejemplo Henry Solomon Benenson, Irene Khan, Zbigniew Brzezinski o Heather Odom, que son los mismos que controlan ONGs como Greenpeace, WWF, Human Rights Watch, Amigos de la Tierra y Ecologistas en Acción.

Otro ejemplo evidenciable de los lazos de AI con el poder y las oligarquías es Suzanne Nossel. Esta, fue Directora Ejecutiva de Amnistía Internacional sección EEUU y antigua empleada de Hillary Clinton, trabajo bajo las administraciones de Bill Clinton y Barack Obama.

Por no hablar de los informes de la organización sobre los conflictos, que más que parecer estudios e investigaciones exhaustivas parecen puros panfletos.

Caso Libio: (AI) sí aprobó la actuación de Naciones Unidas en Libia y lo hizo amparándose en datos falsos. A día de hoy se ha demostrado que Gadafi no bombardeo ni atacó a la población civil como AI sostuvo, no había motivos para ninguna intervención militar.

Caso Sirio: (AI) durante gran parte del conflicto culpabilizó de las muertes de civiles a las fuerzas de seguridad sirias y no habló para nada de los extremistas islámicos que entraron en el país, que como bien debía saber AI estaban extendiendo el terror y causando estragos en la población civil. También atribuyó al Gobierno Sirio falsos bombardeos y masacres que en realidad causaron terroristas. Además de promocionar desde su organización el ataque de falsa bandera en Duma.

Francis Boyle, quien fue miembro del consejo de Amnistía Internacional USA en los años 80 y 90, informó a Covert Action Quarterly que la organización llevaba tiempo siendo más entusiasta en la denuncia de violaciones de derechos humanos entre los objetivos del imperialismo estadounidense. Si, por el contrario, “se trata de violaciones de derechos humanos por parte de USA, Reino Unido o Israel, entonces denunciarlos costaba tanto como sacarles una muela. Quizá lo hicieran, pero a regañadientes y después de muchas batallas y presiones internas. No estaban estos países en la lista oficial de enemigos.”

La trayectoria de Amnistía Internacional ha consistido en propiciar y favorecer las guerras contra aquellos países árabes que se oponen a las pretensiones de control y sumisión de Occidente. ¿Por qué Amnistía Internacional no solicita ni propicia una intervención internacional ante las claras acciones de vulneración de Derechos Humanos de las dictaduras monárquicas de los países del Golfo como Arabia Saudí, Kuwait, Emiratos Árabes, Qatar, Bahrein?; ¿Por qué Amnistía Internacional no denuncia y manipula los datos de la clara guerra de agresión que cometió la OTAN contra Libia y en todos las guerras donde EEUU, Israel y/o la OTAN han participado?


La organización también se muestra contraria a las fronteras, apoyando la inmigración ilegal y los descontrolados flujos migratorios que favorecen a las oligarquías al convertirse en mano de obra barata.

Soros, uno de los grandes financiadores de AI, pagó 2'8 millones al separatismo catalán.

AI también hace todo lo posible por evitar la reunificación coreana. Habiendo actuado durante años como una autentica fábrica de propaganda de los Estados Unidos de América en sus sanciones y amenazas a Corea del Norte.