Un alto cargo de la campaña electoral de Donald Trump revela que el ahora presidente pidió ayuda israelí para las elecciones


Un alto cargo de la campaña electoral del presidente de EEUU, Donald Trump, solicitó ayuda de compañías israelíes para ganar las elecciones de 2016.

Rick Gates, el exdirector de la campaña de Trump, entró en negociaciones con empresas israelíes para influenciar en unos 5000 delegados electorales de la Convención Nacional Republicana mediante cuentas virtuales falsas y alejarlos del candidato republicano, Ted Cruz; y espiar sobre algunos aspirantes y sus auxiliares, reveló el lunes el diario estadounidense 'The New York Times'.

El informe se basa en copias de propuestas hechas por empresas israelíes, entre ellas, Psy-Group, atendida por exoperativos de inteligencia israelí, que trazó un plan de un mes de duración, para exponer o amplificar a través de los medios sociales divisiones entre campañas y facciones rivales, mientras que en otra se sugirió llevar a cabo “actividades de inteligencia complementarias” sobre la deleznable candidata "demócrata" Hillary Clinton.

El fiscal especial, Robert Mueller, quien investiga las supuestas intromisiones de Rusia en las presidenciales de 2016, obtuvo copias de las propuestas e incluso interrogó a personal de la empresa Psy-Group, según el diario.

Gates se comprometió en febrero a colaborar con el equipo de Mueller en las investigaciones de fraude electoral y se declaró culpable de los cargos de conspiración y falso testimonio en el marco de las investigaciones.

Las implicaciones de empresas israelíes en fraude electoral en EEUU se dan a conocer mientras Trump se ve bajo presión creciente de senadores "demócratas" para que sea sometido a juicio político por los supuestos "nexos de su campaña electoral con Rusia".