Una emisora clandestina de radio en Arabia Saudí denuncia la represión machista del anacrónico país islámico


Más de 24 voluntarias de Arabia Saudí conforman el equipo de la emisora Nsawya FM (Feminismo, en árabe). Las mujeres se reúnen semanalmente para grabar el programa de radio que ya tiene más de 4.000 seguidores en Twitter y con el que denuncian la represión machista del anacrónico país islámico.

Llevan un mes en antena con la emisora y aseguran "ahora más que nunca" que necesitan ayuda por la "persecución" en Arabia Saudí contra las activistas encarceladas en los últimos meses que han luchado durante décadas por los derechos de la mujer.

"Es normal que nos enfrentemos a unos machistas que temen romper esos moldes, en los que se han educado y que los han colocado en un grado junto a los dioses, algo que lograron sin merecerlo y que no desean perderlo", indican. El acoso sexual, la persecución a las activistas en Arabia Saudí y la petición de acabar con la tutela del varón, que da al hombre autoridad para tomar decisiones en nombre de ellas, son algunos de los temas que se denuncian en la emisora.

"Tras los dos primeros episodios, hemos constatado que el Gobierno saudí nos ha bloqueado ¿por qué tiene miedo? Siempre proclama que las saudíes viven bien, como reinas. ¿Por qué el Gobierno tiene miedo ahora?", se pregunta una de las locutoras, que afirma que van a buscar otras plataformas para que los oyentes sigan escuchando el canal.

Arabia Saudí ha logrado callar, por el momento, a destacadas defensoras de los derechos de la mujer saudí como Loujain al Hatloul, Iman al Nafyan y Aziza al Yusef. Éstas, figuran en una lista de doce arrestados desde hace más de tres meses acusados de "terrorismo" y de mantener contactos con individuos y organizaciones "hostiles" al reino, según la Fiscalía General saudí.

Ellas querían acabar con las restricciones que han relegado a las mujeres a un segundo plano en una sociedad anclada en una tradición primitiva y en una visión extremista del Islam, como el veto de conducir para las mujeres.

El Gobierno saudí levantó esta prohibición hace unos meses, pero antes de que las activistas pudieran ponerse al volante, las autoridades metieron a varias de ellas en la cárcel, acción contemplada en silencio por la comunidad internacional.

Desde "una provincia" del reino islámico, la saudí Zeinab, que también usa un pseudónimo por motivos de seguridad, indica que ha escuchado desde Arabia Saudí los programas de Nsawya FM, en los cuales las locutoras "son muy sinceras y dicen las cosas por su nombre".

Además, añaden que "las otras voces no cuentan bien el sufrimiento, tal y como es. Son voces que solo revelan un cuarto del sufrimiento que pasan" las saudíes. Esas "otras voces" son aquellas de la "clase alta que ignoran" lo que se vive, aclara Zeinab. Por ese motivo, Nsawya FM "es lo que queremos para encontrar nuestras verdaderas voces", concluyen.