Asaltan con violencia la casa de dos activistas de 'Coca-Cola en Lucha' en busca de documentos y sin llevarse nada de valor


La Guardia Civil investiga el asalto a la casa de dos destacados activistas de 'Coca-Cola en Lucha' durante la tarde del jueves. 

Los ladrones, que presuntamente entraron por una ventana de uno de los baños del domicilio, amordazaron y maniataron a los dos sindicalistas, a su hijo y a un amigo que se encontraba con él.

Los asaltantes no se llevaron nada de valor y revolvieron la casa en busca de una caja fuerte. Los atacantes, tenían una fijación con una presunta caja fuerte lo que hace sospechar a la policía que fueran en busca de algún documento.

Nada más entrar en el domicilio, los cuatro delincuentes procedieron a maniatar al hijo de los dos activistas y a su amigo que se encontraban en una habitación de la planta baja del edificio viendo la televisión. Después, en la misma planta, golpearon al hombre que se encontraba en otra de las salas, maniatándole y pidiéndole en numerosas ocasiones que desvelara el lugar donde se escondía la caja fuerte.

La mujer y activista por los derechos de los trabajadores de Coca-Cola fue la última en ser identificada por los ladrones ya que se encontraba en la primera planta cocinando. "Me tiraron del pelo, me amenazaron y me dijeron que si no les decía donde estaba la caja fuerte matarían a mi familia", explica a 'Público'.

Después, amordazada, subieron a la mujer por las escaleras a la segunda planta y la encerraron en el despacho mientras trataban de buscar por las habitaciones de la casa. Cuando dejó de escuchar voces, consiguió liberarse de la mordaza y las cintas con las que inmovilizaron sus manos y, "con mucho miedo", bajó las escaleras hasta la planta baja donde encontró a su hijo y su amigo atados por las manos y cubiertos hasta la cabeza con una manta.

Tras liberarlos, se dieron cuenta de que el padre de la familia no estaba en el domicilio y se pusieron a buscarlo. Finalmente, apareció con signos de violencia y desorientado en una especie de trastero que se encuentra en la zona posterior del domicilio situado en El Escorial (Madrid).

Tras el suceso, la madre de la familia acudió al cuartel de la Guardia Civil de Collado Villalba donde se le tomó declaración sobre lo ocurrido. Asimismo, la familia denuncia que no se les ofreció ningún tipo de atención psicológica y que tuvieron que dormir sin ningún tipo de protección durante la misma noche del robo.