Borrell agradece el apoyo de Moscú a la "soberanía e integridad territorial" de España y su homologo ruso vuelve a negar las supuestas injerencias y asegura que medios privados rusos se han podido salir "de los límites de su actividad profesional"


Los ministros de Asuntos Exteriores de España y Rusia, Josep Borrell y Sergei Lavrov, respectivamente, han pactado este martes la creación de un grupo de ciberseguridad para analizar la difusión de "noticias falsas" e impedir que este tipo de contenidos puedan constituir "un elemento de fricción" en el futuro.

Borrell, que ha comparecido junto a Lavrov al término de un encuentro bilateral, ha manifestado su "preocupación" por la difusión de las "fake news" y ha explicado que España ha aceptado una idea rusa para crear un grupo de ciberseguridad y analizar "la extensión del problema".

El ministro ruso también ha asegurado que a Moscú se le ha acusado de varias injerencias, entre ellas en Cataluña, sin "pruebas reales".

Precisamente el papel de los medios rusos durante el desafío separatista catalán fue motivo de fricción entre los dos países, pero Lavrov ha desmarcado cualquier intervención por parte de las autoridades. En este sentido, ha apuntado que los medios se han podido salir "de los límites de su actividad profesional".

Borrell, por su parte, ha descartado que las sospechas españolas fuesen en dirección al Gobierno o a cualquier otra institución oficial. "Nunca hemos dicho que fuera el Gobierno ruso quien estuviera en el origen (de las noticias), pero es cierto que provenía de algunos medios rusos", ha apostillado durante su comparecencia.

Asimismo, ha agradecido expresamente el apoyo de Moscú a la "soberanía e integridad territorial" de España, que llegó "al nivel máximo", en alusión al respaldo brindado por el presidente de Rusia, Vladimir Putin. Sin embargo, y en aras precisamente de que "el principio de soberanía y de integridad territorial es una parte del acuerdo jurídico", también ha recordado que la posición del Gobierno sobre la situación en la península de Crimea "no se ha modificado".

En palabras de Lavrov, "España está entre los países que comprenden la anormalidad de la situación actual entre Rusia y la UE", que considera "contraproducente". Sin embargo, ha dicho que "el primer paso" para "corregir" la situación corresponde a la UE y que, si hay cambios, Rusia reaccionará "de inmediato".

Por otra parte, Lavrov ha expresado su "preocupación" por la actividad de la OTAN cerca de las fronteras de Rusia, al término de unas maniobras. Moscú, ha añadido, "siempre responderá con medidas técnicas", en la medida en que no está interesado en una "escalada" de las tensiones.

Borrell ha asegurado que Madrid concede a sus relaciones con Moscú "la mayor importancia", como lo demuestra el volumen de sus relaciones comerciales, la creación de grupos de trabajo y el compromiso de seguir con las consultas políticas en los años 2019 y 2020. Los dos países trabajan, además, por acercarse en cuestiones prácticas.

Lavrov, que se ha visto con Felipe VI antes de su encuentro y posterior almuerzo con Borrell, ha destacado que "las relaciones han tenido tradicionalmente un carácter constructivo y de respeto mutuo", lo que se ha traducido en lazos "muy positivos" en distintos ámbitos. El ministro ruso ha invitado formalmente a su homólogo a visitar Moscú.

Borrell, por su parte, se ha comprometido a que España apoyará a Rusia para garantizar su representatividad en el Consejo de Europa, de tal forma que Moscú pueda trabajar "plenamente" en este órgano continental.