Claves para entender el movimiento de los “chalecos amarillos” en Francia


Un nuevo movimiento ha surgido en Europa. Como en las grandes revoluciones, la masa invade las calles y paraliza el país, en este caso es el turno de Francia.

Este movimiento que hoy ha vuelto s tomar las calles de Francia, no entiende de ideologías, ni líderes, ni sindicatos, pero sí de colores. Su bandera es amarilla y la porta la gente de a pie. La combinan ondeando también la bandera de la República Francesa. Son los "chalecos amarillos".

Los "chalecos amarillos" nombre alusivo a la prenda fluorescente que es obligatorio llevar, es un movimiento independiente al margen de partidos y sindicatos, creado espontáneamente en las redes sociales y nutrido del descontento de la clase media-baja.

Este movimiento ha surgido como repulsa al aumento de impuestos a los carburantes de 7,6 céntimos por litro para el diésel y de 3,9 céntimos para la gasolina, con el objetivo de promover la transición energética. Además, el gobierno de Macron ha decretado que a partir de enero se aplicarán tasas suplementarias de 6 y 3 céntimos, respectivamente. Pero ahora el movimiento también abarca todas las medidas neoliberales de Macron y piden su dimisión.

La propuesta supone una gran amenaza para el ejecutivo francés, ya que con el paso de los días el descontento está aumentando y el carácter revolucionario de las protestas también. Es un movimiento que apoya más del 74% de la población francesa, según una encuesta publicada el pasado viernes.