Cospedal dimite de la Ejecutiva del PP pero mantiene su sueldo nescafé como diputada en el Congreso


La ex secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha decidido dejar la dirección del partido por la polémica de los audios del ex comisario José Manuel Villarejo. Dejará, por tanto, la vocalía que ostentaba en el Comité Ejecutivo Nacional que preside Pablo Casado. No obstante, la exministra de Defensa mantendrá su escaño en el Congreso de los Diputados y, por el momento, seguirá como presidenta de la Comisión de Exteriores de la Cámara Baja, puesto que le concedió el líder del PP en septiembre.

“Ante los múltiples ataques que he recibido estos días por las conversaciones mantenidas con el excomisario Villarejo, y para evitar que estos ataques se hagan extensivos a la formación política de la que he sido Secretaria General, y a su actual Presidente, he decidido renunciar a mi condición de miembro del Comité Ejecutivo Nacional, máximo órgano de dirección del partido”, ha apuntado Cospedal en un comunicado.

Su decisión llega después de que este lunes se conocieran  nuevas grabaciones que le vinculan con Villarejo, actualmente en prisión. Hoy el excomisario dio información a Cospedal y su marido sobre el hermano del entonces ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba. En los audios, el policía plantea a la exsecretaria general del PP que Alejandro Pérez Rubalcaba es "un punto débil" que puede utilizar.

Este no es el único encargo que Cospedal y su marido hicieron a Villarejo. También le pidieron   elaborar un dossier sobre el papel del dirigente del PP Javier Arenas  en una fundación relacionada con Bárcenas.