Kennedy; el único presidente estadounidense que se enfrentó a Israel, intentó mejorar lazos con la URSS e independizarse de la banca internacional


Tal día como hoy, un 22 de noviembre de 1963, la historia cambió. A las 12:30 del mediodía, el presidente de EEUU John Fitzgerald Kennedy caía asesinado en la ciudad de Dallas.

El único presidente estadounidense lo suficientemente valiente para oponerse a la banca fue Kennedy, el presidente con mayor apoyo popular y carisma que ha tenido nunca dicho país.

Fue este quien se enfrentó al sionismo por primera vez y exigió a Israel detener su programa nuclear. Al poco de esto emitió la ORDEN EJECUTIVA 11110 en la cual la Reserva Federal volvía a estar en manos del Gobierno y los banqueros ya no podrían prestar dinero al Estado con intereses.

Unos meses después fue asesinado de un disparo. La Orden Ejecutiva nunca se pudo ejecutar. El nuevo Gobierno la suprimió y nunca se aplicó.

La crisis de los misiles del Caribe llevó al mundo al borde de una guerra nuclear, sin embargo se logró resolver gracias a los esfuerzos conjuntos de la URSS y Kennedy.

Según documento del FBI firmado por su entonces director, J. Edgar Hoover, la Unión Soviética lamentó el asesinato de Kennedy porque "en cierta medida" se entendía con Moscú y quería mejorar las relaciones entre los dos países.

Como curiosidad, señalar que en la URSS,  las campanas de las iglesias sonaron para honrar la memoria del difunto.