Las autoridades francesas detienen al presidente de la 'Asociación de Amistad Franco-Coreana' acusándolo de "espiar para Corea del Norte"


Las autoridades francesas han detenido al presidente de la 'Asociación de Amistad Franco-Coreana', Benoit Quennedey. La fiscalía de París acusa a Quennedey de "recopilar información fundamental para los intereses de Francia para después enviársela a Corea del Norte".

Según Agence France Presse Benoit Quennedey, que era parte del senado francés, se encontrará retenido en la Dirección General de Seguridad Interna mientras sea investigado.

Quennedey ha estado hasta 7 veces en Corea del Norte desde 2005, y no oculta en redes su admiración por el país asiático.

El puesto del preso era el de 'administrador principal de la dirección de Arquitectura, Patrimonio y Jardines'. No tenía acceso a información sensible como cuestiones de defensa. Sus amigos y familiares niegan enfáticamente que se trate de un espía.