Las mafias del tráfico de personas amplían su actividad al norte de España: montan ‘coches-patera’ para cruzar bebés por la frontera de Irún


Las mafias del tráfico de personas amplían su actividad al norte de España, en concreto a la frontera de Irún. La Policía Nacional ha detectado ‘coches-patera’ que transportan a inmigrantes ilegales con bebés llegados a través del Estrecho desde el País Vasco hasta el otro lado de la frontera con Francia. Viajes por los que les cobran 200 euros por pasajero por un trayecto de 3 apenas kilómetros, con hasta seis personas a bordo y en muchos casos menores de edad.

Una vez detenidos, los conductores de estas mafias son denunciados en expedientes que llegan al Juzgado de Irún. Aunque con escaso resultado: la ley no contempla la figura del juicio rápido, por lo que al no celebrarse de forma inmediata, y ser citados como testigos los propios inmigrantes pasto de estas mafias, estos no acuden a juicio. De este modo, las imputaciones no se ratifican y los traficantes continúan impunemente con su actividad delictiva a ambos lados de la frontera.

El trayecto que recorren estos ‘coches-patera’ apenas dura 3 kilómetros. Las mafias han establecido el circuito Bilbao-San Sebastián-Irún. En su mayor parte son subsaharianos y de países del norte de África. El pago se hace de dos formas: la habitual y que exigen estas redes de tráfico de seres humanos es se haga antes del viaje. Se da el dinero directamente al conductor. La otra es que paguen las familias una vez lleguen al otro lado.

El conductor del turismo francés que aparece en la fotografía fue detenido el pasado domingo 4 de noviembre en Irún. Era de nacionalidad francesa, y transportaba a seis personas: tres mujeres y tres bebés. Confesó cobrar 1.000 euros sólo en un fin de semana por realizar cuatro viajes. Fue puesto en libertad.