Pedro Sánchez levanta su veto sobre el Brexit


El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado que "España ha alcanzado un acuerdo sobre Gibraltar" y que, por tanto viajará a Bruselas para participar en el Consejo Europeo que debe ratificar la salida del Reino Unido de la UE.

"España ha alcanzado un acuerdo que le otorga un papel fundamental en el futuro de Gibraltar", ha defendido el presidente de la nación en una declaración institucional en Moncloa.

Una vez que se produzca la retirada del Reino Unido de la UE "la relación política, jurídica e incluso geográfica pasarán por España". Según ha explicado el presidente en una declaración a su regreso del viaje oficial a Cuba, las garantías de ellos se han logrado "por escrito".

"El Consejo Europeo y la Comisión Europea descartan que el artículo 184, el artículo en discordia, sea aplicable a la relación futura de Gibraltar con la UE, incluso en el ámbito territorial". Esto, según Sánchez es "lo importante".

Este artículo no dejaba absolutamente claro que la futura relación de Gibraltar con la UE deberá contar con el visto bueno de España y en ningún caso podrá decidirse de manera bilateral entre el Reino Unido y Bruselas, que era la exigencia de España. El jefe del Ejecutivo ha señalado que tras las negociaciones, sí. Además "el Gobierno británico reconoce por escrito esta interpretación" algo a lo que España "da una importancia trascendental". En el marco de la declaración política futura el Consejo Europeo y la Comisión Europea, según el presidente, "refuerzan la posición de España como nunca" de cara a unas negociaciones en las que "habrá que hablar de la cosoberanía".

Sánchez ha asegurado que "no sólo se deberá contar con el apoyo de España sino que los acuerdos que afecten a Gibraltar deberán ser acuerdos separados a los que se produzcan entre el Reino Unido y la UE". Esto supone "una nueva forma de abordar la relación con Gibraltar a nivel europeo" que será recogido en una declaración política del Consejo Europeo y de la Comisión Europea.

Traducción: Ha hecho más ruido que Rajoy y su inmovilismo con Gibraltar, pero la cosa continúa como antes. Con una parte de España ocupada por una potencia colonialista, y con la remota esperanza de en un futuro una supuesta "cosoberanía".