¿Qué significan para Europa las elecciones de EEUU?

Resultados en las elecciones al congreso

En el recuento entre partidos los republicanos han ganado ventaja en el Senado y ganado algunos gobernadores clave, pero perdido el congreso. 


Se abre así una etapa de incertidumbre, pues los controvertidos planes de Trump de levantar un muro con Méjico para frenar la inmigración o la liquidación de la tenue reforma sanitaria de Obama quedan heridos de muerte.

Resultado de las elecciones al Senado

En lo económicamente hablando, la realidad es que se consolida el bloque proteccionista, con algún cambio de bando importante como Ted Cruz entre los republicanos, pero sin cambios drásticos. Entre otras cosas porque el dinero que ha fluido en las últimas semanas a las campañas demócratas se ha orientado a los «globalistas».

La estrategia dominante de la burguesía europea frente a las andanadas de EEUU en la guerra comercial, ha sido esperar que el sector globalista retomara el poder en EEUU. Por eso tanta expectación ante estas elecciones en toda la prensa continental y tanto desconcierto con los resultados.

Resultado de las elecciones a gobernador

Se ha querido mostrar que la batalla entre «demócratas y populistas» refleja un enfrentamiento «ciudad-campo». Es una visión tremendamente errónea que los propios sociólogos del estado alemán refutan, reconociendo que  la revuelta de la pequeña burguesía, que es la que cabalga la facción proteccionista de la burguesía estadounidense con Trump a la cabeza, se basa en «experiencias colectivas de exasperación, devaluación y desclasificación», es decir, en la proletarización de las clases medias y el miedo a la revuelta de los sectores más débiles y en precarización de la clase trabajadora.

Con los resultados de hoy en la mano, para las oligarquías europeas no cabe nada más que, esperar que Trump no pueda presentarse de nuevo, o que de hacerlo, pierda estrepitosamente las elecciones presidenciales dentro de dos años y que además, de ser sustituido lo sea necesariamente por un perfil aún más globalista «estilo Clinton».

Se separarán cada vez más la UE y su viejo aliado norteamericano. Lo cierto es que cada vez resulta más evidente la decadencia social y económica que sufre el bloque occidental -incluida Rusia-.