Desde el inicio de la crisis el agua y la electricidad han subido 5 veces más que los salarios


Se cumplen diez años del inicio de la crisis y el poder adquisitivo de los trabajadores españoles sigue en declive.

El cuarto trimestre de 2008 se saldó con una recesión del 1,1% en el PIB y una masiva destrucción de empleo. Desde entonces, el país ha remontado vuelo dejando por el camino a muchas personas y deteriorando el poder adquisitivo de los trabajadores.

Hace diez años, un trabajador en España cobraba de media 21.883 euros anuales. En 2016, último año del que tiene cifras oficiales el Instituto Nacional de Estadística (INE), esa cifra ha aumentado a los 23.156 euros, lo que equivale a un crecimiento del 5% en la última década, ya que en los últimos dos años los salarios han permanecido prácticamente congelados.

El aumento tan exiguo de los salarios ha provocado un declive considerable en el poder adquisitivo de los trabajadores. Mientras los salarios subían un 5%, la cesta de la compra lo hacía en un 10%, el agua en un 20% y la electricidad, gas y otros combustibles en un 30%, según datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística.

Es decir, el agua y la electricidad han subido cinco veces más que los salarios desde que estalló la crisis en España.