Emiliano García-Page, presidente socialista de Castilla-La Mancha: "Antes de que se rompa España se rompe el PSOE"


El presidente socialista de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, advierte que "antes de que se rompa España se rompe el PSOE".

De este modo se ha pronunciado el titular del Ejecutivo regional durante una entrevista en Antena 3, en la que, tras afirmar que es "evidente" que el independentismo "se cuela en todos los rincones", ha defendido que lo importante es que el PSOE "en conjunto diga lo mismo".

"Tenemos un criterio muy claro y ha estado en el fondo en los debates internos y en las controversias que ha tenido el PSOE en los últimos tres años. No era sólo una batalla personal de quién mandaba en el PSOE. En realidad había de por medio un cruce de modelos de intuiciones e intenciones. Y ese debate no se va a apagar porque el concepto de España marca cualquier partido político", ha manifestado. Y es que, según el presidente de Castilla-La Mancha, "España no está para que la gente se ponga de perfil". "Admito todas las opiniones y matices, pero lo peor que nos puede pasar es estarse callado", ha alertado.

Dicho esto, preguntado por las manifestaciones de este viernes del ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, que ha asegurado que no hace falta acudir al 155 pues se pueden movilizar fuerzas estatales para suplir la incapacidad o la falta de voluntad de la Generalidad, García-Page ha afirmado que, en estos momentos, el "155 no está lo suficientemente argumentado más allá de la retórica". "Se tiene que esperar a que haya un quebranto constitucional objetivo demostrado jurídicamente o puede ser un problema de capricho político o de interés electoral, no hay que manosear el 155", ha insistido el titular del Ejecutivo castellano-manchego, que ha agregado que hay pasos a dar antes de reactivar ese artículo de la Constitución.

"Lo que todos deseamos es reconducir el diálogo, aunque habrá gente en España que lo que esté buscando sea una choque de trenes, que se monte la mundial y haya una política de mano dura que francamente nos puede llevar a lo peor que ha pasado en historia de España, a la tentación de dividirnos en dos mitades", ha apuntado.