Israel ha demolido este año 538 casas palestinas; dejando sin techo a 1300 personas, incluidos 225 niños


Israel ha derruido 538 casas y construcciones en las ocupadas Cisjordania y Jerusalén en 2018, dejando sin techo a 1300 palestinos, incluidos 225 niños.

Un informe publicado el viernes por el Centro de Investigación Abdulá al-Hurani, dependiente de la Organización para la de Liberación de Palestina (OLP), destaca que las demoliciones violan el Cuarto Convenio de Ginebra y otras normas del derecho internacional.

El régimen israelí “sigue aplicando su política de limpieza étnica contra los palestinos en la ocupada Cisjordania y Jerusalén”, reza el informe, que recuerda que además de las demoliciones Israel ha emitido este año 460 “órdenes de detener la construcción”.

El estudio también documenta la destrucción o cierre de 12 escuelas y jardines de infancia palestinos construidos por la Autoridad Nacional Palestina (ANP) en Cisjordania.