López Obrador asume la Presidencia de México asegurando que "acabará con la corrupción e impunidad" y quiere "la honestidad y la fraternidad como forma de vida"


México inicia desde este sábado una nueva era bajo el mando de Andrés Manuel López Obrador. 

El político, de 65 años, asume la presidencia del país hispano más grande del mundo después de las elecciones del 1 de julio, donde logró una victoria, con más de 30 millones de votos, el 53%.

"Mi honestidad es lo que estimo más importante en mi vida. Estoy preparado para no fallarle a mi pueblo", dijo el presidente mexicano ante los aplausos de decenas de asistentes al Congreso de la República de México para su juramentación.

En su discurso AMLO enfatizó la austeridad que siempre ha asegurado que mantendrá durante su gobierno. “Nada material me interesa ni me importa la parafernalia del poder. Siempre he pensado que el poder debe ejercerse con sabiduría y humildad y que solo adquiere sentido y se convierte en virtud cuando se pone al servicio de los demás”, dijo AMLO.

“Estoy consciente de la gran expectativa que existe entre los mexicanos y el desafío que significa enfrentar los grandes y graves problemas nacionales, pero estoy optimista y creo que vamos a salir bien”, aseguró.

Expresó que a mitad de su gestión llevaría a cabo un referéndum para que los mexicanos decidan si debe continuar como mandatario. "El pueblo pone a las autoridades y el pueblo los saca. Ellos mandan", sentenció AMLO.

“Nada ha dañado más a México que la deshonestidad de los gobernantes y de la pequeña minoría que ha lucrado con el influyentismo”, dijo. “Ésa es la causa principal de la desigualdad económica y social, y también de la inseguridad y de la violencia que padecemos”.

"A partir de ahora se llevará a cabo una transformación pacífica y ordenada, pero al mismo tiempo profunda y radical, porque se acabará con la corrupción y la impunidad que impiden el renacimiento de México[...] quiero la honestidad y la fraternidad como forma de vida", subrayó AMLO.