Los papeles de la policía secreta de la RDA sobre ETA: "Grupo nacionalista radical que persigue objetivos contrarios a los intereses de la clase trabajadora (...) es una utopía la creación de un estado vasco"


Durante años, la propaganda separatista vasca intentó relacionar a la Stasi con la organización terrorista ETA.

Sin embargo, una investigación de la Fundación Centro para la Memoria de las Víctimas del Terrorismo aparecida este mes de diciembre y escrita por Ibon Zubiaur desmiente el mito de que esas dos organizaciones tuvieran una estrecha relación entre 1950 y 1990, periodo en el que estuvo activa la policía secreta de la República Democrática de Alemania (RDA).

El autor analizó por vez primera 1.200 de los 14.000 documentos a los que tuvo acceso del archivo del antiguo Ministerio para la Seguridad del Estado de la RDA. Entre sus conclusiones, cabe destacar que la Stasi ignoró a ETA y no la apoyó porque le parecía una utopía la creación de un estado vasco entre Francia y España, porque el marxismo leninista de ETA era inferior ideológicamente al "socialismo real existente" en la RDA y, finalmente, porque despreciaban su violencia terrorista.

Para la inteligencia de la RDA, que llegó a contar con 100.000 agentes y 200.000 informadores, ETA era más un problema que un posible aliado. La prevención del terrorismo exterior a la Alemania comunista era una de las prioridades de la Stasi.

Además, el desprecio ideológico es patente en la documentación investigada. Según su autor, para la Stasi, "ETA era un grupo nacionalista radical que persigue objetivos no realistas y contrarios a los intereses de la clase trabajadora". Añaden los documentos analizados que las fuerzas detrás de ETA Militar "ni siquiera pueden ser calificadas de socialdemócratas. Muchos de sus líderes son nacionalistas conservadores".

También hay que destacar que en la Transición, la URSS ofreció su ayuda al gobierno de España para acabar con ETA, a cambio de que España no ingresase en la OTAN.