Miles de jordanos protestan en Amán contra el aumento de impuestos que afecta directamente a la clase baja y media


Miles de personas llevan 3 días protagonizando marchas en la capital jordana, Amán, contra la situación económica y las medidas de austeridad del Gobierno.


Los manifestantes gritan lemas contra el Ejecutivo y las nuevas leyes fiscales, de las que aseguran que dañan a la clase baja y media. La policía antidisturbios utiliza gases lacrimógenos para dispersar a la multitud.


Estas protestas se realizan meses después de marchas que terminaron en la destitución del entonces premier Hani al-Mulki. El nuevo primer ministro, Omar Razzaz, había prometido una reforma más inclusiva, pero ha fracasado debido a presiones de líderes internacionales para que reduzca el déficit público.