Radical jeque islamista desembarca en España para dar conferencias con el patrocinio del PP: “Aquella que lleve sus cabellos al descubierto en público merece el castigo de la tumba”


El jeque Omar Abdelkafi es conocido por sus sermones extremistas, racistas y machistas. Es también un firme defensor del anexionismo marroquí que amenaza a las ciudades españolas de Ceuta y Melilla.

Omar ha estado este 6 de diciembre dando una conferencia en Melilla, mañana pasado dará otra en Madrid y el 9 de este mes acabará su gira española en Barcelona.



Acude a las tres ciudades invitado por la rama española de Islamic Relief, una asociación caritativa musulmana cuya sede central está en Birmingham (Reino Unido) y que en España opera desde Barcelona.

En la ciudad autónoma ha actuado en la Carpa Eurofantasía, un lujoso local privado, acompañado por el célebre cantante musulmán Maher Zain. Abdelkafi no es un predicador al uso, porque en Europa no suele vestir chilaba sino traje y corbata y no desdeña además amenizar sus sermones con música y canciones. Así atrae a más público, sobre todo jóvenes. A juzgar por los 340.000 seguidores que tiene en Facebook, es ya un jeque popular.

El repaso de las charlas de Abdelkafi dista mucho de confirmar que sea un moderado. Muchas de ellas pueden ser consultadas en internet. Con tan solo 10 años había memorizado el Corán, según su biografía, pero estudió la carrera de agronomía antes de ahondar sus conocimientos en teología islámica y de empezar a predicar en 1972. Ya en febrero de 1994 el diario 'The New York Times' se hacía eco de una grabación suya en la que afirmaba que “los musulmanes no deben dar la mano a los cristianos, desearles felices fiestas o caminar con ellos en la misma acera”.

Desde entonces ha seguido en la misma línea. A las mujeres que no cumplan con su “obligación” de cubrir sus cabezas con el hijab (pañuelo islámico) les anunció también una sanción letal en otra de sus charlas: “Aquella que lleve sus cabellos al descubierto en público ha cometido un pecado y se merece el castigo de la tumba”.

Las autoridades de Egipto le obligaron a exiliarse en 1998, en tiempos del presidente Hosni Mubarak, pero cuando este fue derrocado en 2011 por la llamada 'primavera árabe' regresó a El Cairo desde Emiratos Árabes Unidos. En el aeropuerto le dieron la bienvenida, el 13 de junio, algunos de los predicadores salafistas-terroristas más radicales, como Mohamed Hassan y Safaut Hegazy.

Para más sorna, en los carteles que anunciaron la gala islámica en Melilla, figura el logo del ayuntamiento de la ciudad, que preside Juan José Imbroda, del PP. “La Consejería de Cultura ha colaborado con nosotros para dar publicidad al evento”, señaló con todo el morro la Islamic Relief.