7 años de la tragedia del Orzán


A las 5.30 horas de este 27 de enero se han cumplido 7 años de la tragedia del Orzán. En aquella noche fría y oscura el fuerte oleaje que azotaba la costa coruñesa arrebató las vidas de un joven Erasmus, de nacionalidad eslovaca, Tomas Velicky, de 23 años, y de tres policías que acudieron en su ayuda: José Antonio Villamor, de 34 y natural de Friol; Rodrigo Maseda, de 35 y de Burela, y Javier López, de 38 y vecino de A Coruña.

Ese día las autoridades habían activado la alerta naranja por olas de hasta cinco metros. Pero un grupo de jóvenes eslovacos, entre los que se encontraba Velicky, bajaron a la playa después de una noche de fiesta para celebrar el final de los exámenes. Tomas se acercó a la fuerte resaca y un golpe de mar se lo tragó.

José Antonio y Rodrigo estaban en la zona vestidos de paisano, pues minutos antes habían ayudado a un militar francés que se estaba bañando en medio de un mar embravecido. Dos jóvenes les avisaron de que Velicky estaba en dificultades y acudieron en su auxilio. Intentaron el rescate en vano. La secuencia de golpes de mar devolvió a tierra a Velicky, lo volvió a llevar y con él a los dos agentes del 091 y a un compañero que acudió a ayudarles. Ya no volvieron a ser vistos con vida. De inmediato se montó un amplio operativo de rescate por mar, tierra y aire, sin resultado.

Fue el océano el que devolvió sobre las nueve de la mañana el cuerpo de Javier López, frente al Millenium. Hubo que esperar seis días, hasta el 2 de febrero, para que el mar dejase salir de sus profundidades los cadáveres de José Villamor y Rodrigo Maseda en la misma ensenada del Orzán.

Casi un mes después de la tragedia aparecía el cuerpo del joven eslovaco. Su padre, Peter Velicky, enviaría un mensaje a los familiares de los tres policías: «Gracias por el valor y el sacrificio de vuestros hijos». Los fallecidos son recordados desde aquel fatídico día con un monumento, un lazo tendido al mar en su honor en la coraza del Orzán.