El alcalde separatista de Premià de Dalt, con el permiso de la Generalitat, empieza a privatizar la seguridad pública


El Ayuntamiento de Premià de Dalt (gobernado por el PDeCAT), con la autorización del Departamento de Interior (Generalitat / PDeCAT-ERC-CUP), ha contratado a vigilantes privados, de la empresa 'Enerpro' para patrullar por el municipio.

Se trata de uno de los primeros casos de privatización de la seguridad pública en un municipio español. Esta medida se adoptó por el envejecimiento del cuerpo municipal.  El alcalde asegura que los vigilantes siempre estarán tutelados por la Policía Local, de 18 miembros.

El Consistorio de momento ha destinado a esta iniciativa 100.000 euros. En un comunicado el Ayuntmiento remarca: “Premià de Dalt dedica 103,53 euros por habitante en materia de seguridad, una cantidad muy superior a Barcelona provincia, 68,55 euros por habitante”.