El Gobierno de Sudán restringe el acceso a las redes sociales para frenar la divulgación de las protestas contra la miseria y la represión del gobierno a estas


Las fuerzas de seguridad sudanesas dispersaron hoy dos marchas en la ciudad de Um Durman, situada en la orilla del río Nilo frente a Jartum, con gases lacrimógenos y violencia, en la tercera semana de protestas en el país contra el Gobierno.

Las autoridades sudanesas han revelado que están bloqueando el acceso a las redes sociales más populares, usadas para divulgar las protestas antigubernamentales y la represión del gobierno a estas.

En un país donde el estado controla estrechamente los medios tradicionales, Internet se ha convertido en el principal campo de batalla informativo. De los 40 millones de habitantes de Sudán, unos 13 millones usan Internet.

El jefe del Servicio de Seguridad e Inteligencia Nacional (NISS), Salá Abdalá, dijo durante una inusual rueda de prensa el pasado 21 de diciembre: "Siempre hay discusión en el Gobierno sobre bloquear las páginas de redes sociales y al final se decidió bloquearlas".

Usuarios de los tres principales operadores de telecomunicaciones del país --Zain, MTN y Sudani-- han señalado que el acceso a Facebook, Twitter y WhatsApp solo ha sido posible mediante el uso de VPN. Aunque las VPN pueden conllevar sus propios problemas de conexión y la mayoría de sudaneses no son conscientes de su existencia.

Los apagones en el Internet de África cuando los gobiernos reprimen salvajemente al pueblo, por desgracia son habituales.