Macron saca una ley que prohíbe manifestaciones no autorizadas, bajo amenaza de prisión y 7.500€ de multa


El miércoles por la noche, la Asamblea Nacional francesa dio luz verde a la ley "anticasseurs", a pesar de las críticas de la mayor parte de los ciudadanos.

En el arsenal francés, estas nuevas prohibiciones administrativas se agregarán a las prohibiciones que ya pueden ser pronunciadas por los tribunales durante las condenas. Los prefectos ya pueden emitir prohibiciones de manifestarse contra personas que representan "una amenaza para el orden público", bajo pena de 6 meses de prisión y una multa de 7.500 euros. Se han agregado "criterios objetivos": la persona debe haber cometido "ataques graves contra la integridad física de las personas, así como un daño significativo a la propiedad" o "acto violento" en eventos anteriores.

La ley es tan impopular que hasta 15 diputados del propio partido de Macron votaron en contra, pero fue adoptaba a pesar de ello, porque Macron tiene mayoría en la asamblea.