Aznar ya usó la figura de un 'relator' cuando el PP negoció con la banda terrorista ETA


El 19 mayo de 1999, ocho meses después de que ETA declarase una tregua indefinida, el Gobierno de Aznar se sentó a negociar con la banda terrorista en la ciudad suiza de Zurich.

En concreto, la reunión entre representantes del Ejecutivo del PP y miembros de ETA tuvo lugar en un hotel de la ciudad. De todo lo que allí se habló tomó notas una de las etarras, Belén González Peñalva, quien hizo de "RELATORA" del encuentro. 

Con esas notas, ETA redactó unas actas en las que quedaba patente que el Gobierno de Aznar quería una "negociación política" con la banda terrorista a cambio de que la tregua se convirtiera en un proceso que llevara al fin definitivo de la violencia.

¿Quiénes fueron los representantes de Aznar en esta negociación? Pues Javier Zarzalejos, entonces secretario general de la Presidencia, Ricardo Martí Fluxá, secretario de Estado de Seguridad y Pedro Arriola, asesor personal de Aznar y hombre clave del partido durante décadas. Frente a ellos se sentaron por parte de ETA Mikel Antza, el jefe político de la banda terrorista y Vicente Goikoetxea, uno de los miembros de la dirección.

Belén González Peñalva, con quien el Gobierno de Aznar se había sentado a dialogar, en 2005 fue condenada a más de 700 años de cárcel por participar activamente en una infinidad de atentados, secuestros y asesinatos.