El euro ha hecho a cada alemán 23.000€ más rico y a cada español 5.000€ más pobre

Alemania y Países Bajos han sido los grandes vencedores de la Eurozona desde que la divisa única se introdujese hace ya dos décadas. Mientras la verdadera Europa, la latina, ha sido la perjudicada.

Para la mayor parte de países que quisieron formar parte del club de la moneda única, ésta ha terminado siendo un obstáculo para el crecimiento económico, según el think tank alemán 'Centre for European Policy' (CEP).

El estudio, realizado por varios economistas del CEP, analiza ocho países de la Eurozona y muestra que los grandes defensores de la ortodoxia fiscal —que a su vez han sido los más críticos con los "rescates" de los países latinos endeudados— han sido los mayores beneficiarios.

Se estima que, desde 1999, los alemanes son de media 23.000 euros más ricos de lo que lo hubieran sido sin el euro, y los holandeses 21.000 euros más ricos. Por el contrario, los italianos y los franceses son 73.000 euros y 56.000 euros más pobres respectivamente.

Irlanda, una de las economías que más rápido está creciendo en la actualidad, no se ha podido incluir en el análisis por la falta de datos necesarios para realizar los modelos contrafactuales que han arrojado estas llamativas conclusiones, según los economistas que han realizado el documento.

Los autores del estudio, Alessandro Gasparotti y Matthias Kullas, calcularon cómo habría evolucionado el PIB per cápita en ocho países de la zona euro si no hubieran adoptado la moneda única. La metodología implica comparar la trayectoria de crecimiento de los países euro con la de otras economías que no se adhirieron y que anteriormente habían mostrado tendencias de crecimiento similares.

El informe no ha tenido en cuenta las políticas de desindustrialización que Alemania impuso -y sigue imponiendo- a los países latinos, mientras ellos no hacen otra cosa que industrializarse.