"Estatuto de transición": Guaidó ya no está obligado a convocar elecciones y las petroleras las podrán dirigir “personas domiciliadas en el exterior”


El martes la asamblea nacional de Venezuela aprobó el "estatuto de transición". Por algún extraño motivo no salió en ningún medio… Aquí los puntos más polémicos documento.

El artículo 233, en el que se amparaba Guaidó, establecía un plazo de 30 días para convocar elecciones. En esta nueva revisión ya vamos poniendo condiciones para empezar a contar 30 días. En primer lugar, Maduro y el resto de “personas del régimen” tienen que irse.



Una vez conseguido esto (para lo cual no se establece plazo, así que bien podrían estar 3 años intentando conseguirlo… o hasta las próximas elecciones), empiezan a contar los 30 días. ¿Pero se convocarán elecciones en un mes después de la salida de Maduro? Tampoco.

Si en 30 días no se dan “las condiciones necesarias”, entonces, se ratificará al “presidente encargado”, se formará un gobierno de unidad nacional y se le darán otros 12 meses para la organización de elecciones. Considerable ampliación del plazo concedido por el artículo de la Constitución que originalmente dicen seguir (un plazo indeterminado de tiempo más los 12 meses que se establecen después).

El artículo 29 reserva el derecho a solicitar ayuda a la comunidad internacional.  ¿A qué tipo de ayuda se referirá? “Restablecer la soberanía estatal en el territorio de la República” puede ser un trabajo costoso. En Irak llevan unos cuantos años.


La parte sobre la petrolera PDVSA también es interesante: el artículo 34 establece que a los directivos los designa Guaidó y pueden ser “personas domiciliadas en el exterior”. Esas personas "garantizarán el mayor rendimiento y la apertura de la petrolera a la inversión extranjera".