La primera asociación atea del mundo musulmán


Hay países en los que no profesar la fe en ningún Dios se considera el peor de los pecados. El ateísmo está castigado con penas severas —incluso de muerte— en algunos países de mayoría musulmana donde la norma sigue siendo creer en Dios. O al menos de puertas para afuera.

Túnez dio, un paso adelante aprobando la primera comunidad atea en el mundo musulmán. La 'Asociación de Libre Pensadores' se constituyó, por fin, después de años de litigios y miles de trabas con la administración. Han hecho lo imposible por impedir su constitución (extravíos burocráticos, demoras y hasta siete apelaciones) hasta que no ha quedado otro remedio. Y ya cuenta con más de 500 miembros.

La organización luchará por poner en la agenda política algunos de los asuntos más urgentes: la represión y el estigma que viven los ateos en Túnez; y por otro lado, la obligación social y moral de acatar el Ramadán, incluso entre aquellos no creyentes. Comprar alcohol durante el Ramadán para un tunecino es prácticamente misión imposible, a menos que lo haga de forma clandestina.

La Asociación de Libre Pensadores sostiene "que el país vulnera la constitución —una de las más avanzadas del mundo árabe— y que en principio garantiza la libertad de conciencia”. A la práctica, eso es falso. En 2018 se practicaron en Túnez varias detenciones por romper el ayuno. Los hombres detenidos estaban comiendo en la calle o fumándose un cigarrillo.