Oleada de denuncias de jóvenes españoles en Holanda por explotación laboral


Con un 3,5% de desempleo, Holanda se ha convertido en el laboratorio europeo de la creación de empleo precario. La sombra de la explotación planea sobre su capacidad de captar trabajadores extranjeros temporales, en especial los no cualificados.

La Consejería de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social de la Embajada de España en La Haya, ha revelado ahora que el año pasado recibió 487 quejas individuales y colectivas de ciudadanos enrolados por agencias españolas, que les pusieron en contacto con empresas de trabajo temporal holandesas (ETT). El horario, el sueldo y el alojamiento resultaron una pesadilla, hasta el punto de denunciar que estaban sufriendo "explotación laboral".

Los españoles que han denunciado sus condiciones fueron seleccionados por empresas hispano-holandesas como Temporales y Covebo, dedicadas a reclutar trabajadores. El objetivo era ofrecer mano de obra a firmas holandesas como Post NL (servicio de Correos), Bol.com (tienda de comercio digital), o Ingram Micro (mayorista de tecnología de la información).