UGT y sindicatos separatistas recibieron dinero indirectamente del Gobierno de Estados Unidos en plena desindustrialización de España


Un artículo firmado el 24 de enero de 1986 por el periodista Francisco Basterra en 'El País', revelaba que UGT y sindicatos separatistas recibieron financiación indirectamente del Gobierno de EEUU.

La financiación -conocida- se produjo en plena desindustrialización de España. Cuando los trabajadores defendieron con uñas y dientes sus fábricas, con la indiferencia de los sindicatos.

La primera financiación estadounidense a UGT se realizó a través de la 'National Endownment for Democracy' (NED), un organismo que operó con fondos públicos, creado por Ronald Reagan y el Congreso en 1983 para "defender los valores democráticos en todo el mundo". La entrega del dinero (más de 1.800.000 pesetas) fue firmada por el 'Free Trade Union Institute' (FUTUI), a través del cual la NED canalizaba sus ayudas a sindicatos extranjeros que se oponían a la soberanía popular.

El sindicato nacionalista vasco ELA-STV, según detallaba el artículo, recibió también, por la vía de la NED, una ayuda mínima de 40 millones de pesetas en 1985.

Estos no fueron los únicos pagos a sindicatos 'domesticados'. Según aseguraba 'El País', un memorándum secreto dirigido al presidente de la NED, Eugenia Kemble afirmaba que "los receptores de ayudas pueden ser puestos en peligro o sentirse embarazados si se publican las cantidades; Gobiernos represivos o grupos comunistas podrían utilizar la información para dañar a las organizaciones o individuos que tratamos de ayudar".