Un informe de las FCSE señala que "cuantos más barcos salen a rescatar inmigrantes, más gente muere": «El sistema de salvamento español es un polo de atracción potentísimo»


"Por las ONG se ha convertido el fondo del Mediterráneo en el mayor de los cementerios". Ese es el colofón de un informe elaborado por miembros cualificados de las Fuerzas de Seguridad del Estado, publicado por 'El Mundo'.

Según el informe, cuantas más labores de salvamento se desarrollan en el Mare Nostrum, más inmigrantes mueren en su intento de cruzarlo para llegar a España.

El informe -compilación de varios- ha sido elaborado, según las fuentes consultadas, tras el contraste de datos numéricos y la obtención de opiniones diversas, numerosas y fundamentadas, y está en poder del Gobierno.

Aseguran que en los últimos meses, las redes de tráfico de inmigrantes ni siquiera ponían combustible a las pateras para que llegaran desde las costas marroquíes hasta la mitad del recorrido porque daban por hecho que los buques españoles -humanitarios o de Salvamento- las iban a rescatar; en junio, mes en el que el despliegue de medios para la detección, el socorro y la recepción de inmigrantes está en rodaje por el inicio de la temporada de verano, murieron menos personas que en noviembre y diciembre, meses en los que la respuesta de la Administración española ha venido demostrando su mayor eficacia.

Para elaborar el informe, los expertos recabaron las opiniones de todos los sectores implicados, desde Acnur hasta los propios inmigrantes. Y clasificaron la información en dos columnas. En una colocaron los elementos que resultan atractivos a la hora de emprender la travesía hasta Europa vía España. Y en la otra los elementos disuasorios. Y llegaron a la conclusión de que «el sistema de salvamento español es un polo de atracción potentísimo».

El informe propone la prohibición, en general, de rescatar pateras fuera de las aguas jurisdiccionales españolas, una práctica habitual que, de facto, constituía la asumción de que Marruecos había renunciado a cumplir con sus obligaciones en sus propias aguas y que había que subsanar esta carencia.

Los redactores del informe elaboraron un mapa en el que señalaron los puntos donde se habían producido los salvamentos y pudieron demostrar que, de forma progresiva, las marcas se alejaban cada vez más de aguas españolas para adentrarse en jurisdicciones cuya responsabilidad era de otros países.

Los expertos consideraron oportuno evitar que las naves de Salvamento salgan a patrullar. Los autores del informe consideran que el hecho de que las mafias sepan que los barcos pueden llegar rápidamente porque ya están en alta mar las anima a realizar cálculos en su favor.

Explicado crudamente: «Hemos demostrado la relación entre el aumento de las muertes y el salvamento. Las mafias han llegado a meter a casi 100 personas en pateras que ni siquiera son pateras ni están en condiciones. Les falta subirlas a una plataforma y empujarlas, convencidas ellas de que van a ser rescatadas de inmediato por la flota española. Las condiciones de seguridad de las embarcaciones -o como se les quiera llamar, dado que los artefactos que se hacen a la mar difícilmente pueden recibir este nombre-,han ido empeorando y el combustible cada vez ha sido más insuficiente. Ergo, el número de muertos es mayor».

«A la ONG le llega la información de que va a salir una patera y sus responsables lo comunican a los centros de Salvamento Marítimo en Andalucía, que se apresuran a prestarles ayuda con los barcos propios que ya están en alta mar. Aunque la pretensión sea humanitaria, los beneficiados sin género de dudas son los mafiosos. Los inmigrantes llegarán o no, pero ellos cobrarán y seguirán con el negocio».