Ciudadanos cesa a los 20 días sin dar ningún motivo al “comando antifraude” de Andalucía: "El nuevo Gobierno viene a quedarse con ‘El Cortijo’, no a derribarlo"


A finales de enero, la consejera de Empleo de Andalucía, Rocío Blanco, aceptó el cargo del departamento que había estado más salpicado por multimillonarios casos de corrupción bajo la gestión de la organización PSOE-A.

Una de las novedades fue que en su equipo entró Luis Escribano, funcionario que lleva denunciando casos de corrupción desde hace años. Él junto a Antonio Barreda entraron finalmente en el “comando antifraude” de la consejería que gestionaba Ciudadanos.

Ambos son parte de la dirección de la 'Asociación Justicia por la Sanidad' que preside el médico activista Jesús Candel y llevan años destapando junto a él, irregularidades y casos de corrupción en su canal de Youtube, concretamente en la serie ‘El Cortijo’.

Escribano y Barreda, eran las piezas fundamentales de este equipo de lucha contra el fraude e iban a ayudar a destapar posibles casos de corrupción en la Consejería de Empleo.

De hecho Albert Rivera se jactaba en Twitter que su partido iban a luchar contra la corrupción mediante este “comando antifraude” ya que tenían la gestión de Empleo.

Pues este “comando” ha durado 20 días, ya que Ciudadanos ha cesado a Luis Escribano y Antonio Barreda sin darles ninguna explicación. El 20 de febrero se publicó en el 'BOJA', pero ellos han querido esperar, sin decir nada, a ver si el partido de Albert Rivera iba a dar una explicación pública de por qué se les había echado sin ellos haber hecho nada malo salvo investigar carpetas y papeles.

Al ser funcionarios, no pueden detallar lo que han visto pero esperan que Ciudadanos explique por qué, de repente, se ha olvidado de su “comando antifraude” y los ha cesado a los 20 días.

En un vídeo publicado denuncian que parece que el nuevo gobierno viene a quedarse con ‘El Cortijo’, no a derribarlo, y sugieren un pacto de silencio del cual forma parte Ciudadanos al no querer tirar de la manta. Anuncian que no se van a quedar ni callados ni quietos y que van a seguir tirando de la manta, asegurando que igual que fueron un problema para Susana Díaz también lo serán para Juanma Moreno y Juan Marín.