El informe del fiscal Mueller concluye que Trump no conspiró con Moscú en las elecciones de 2016


Tras dos años de investigaciones —2.800 apercibimientos, 500 interrogatorios, otros 500 registros y la colaboración de 13 gobiernos extranjeros— el fiscal especial Robert Mueller ha llegado a una conclusión: no hay pruebas de que el Kremlin influyese directamente en las presidenciales norteamericanas de 2016.

Tras conocerse esto, la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, subrayó que Mueller no encontró pruebas de "ninguna colusión" ni tampoco de "ninguna obstrucción", y que el fiscal y el vice fiscal general "determinaron, además, que no había obstrucción".

En este sentido, Sanders calificó las conclusiones del informe de "exoneración total y completa" del presidente de EEUU.

"Fue una vergüenza que nuestro país tuviera que pasar por esto", indicó Trump a la prensa antes de subir al Air Force One para regresar a Washington después de pasar el fin de semana en su club privado en Florida. "Para ser honesto, fue una vergüenza que su presidente tuviera que pasar por esto, incluso antes de que me eligieran", agregó el mandatario, señalando que la investigación "comenzó ilegalmente" y que fue un intento de "derrocamiento ilegal que fracasó".