España ha perdido 2.657.000 jóvenes desde que comenzó la crisis


España pierde anualmente un número de habitantes equivalente a la población de ciudades como Teruel o Soria. Nos venden la inmigración masiva como la "solución" al problema, mientras se expulsa a millones de jóvenes españoles del país. Sale más barato sustituir a la población que mejorar las condiciones de vida.

En 2008, España tenía a 14.444.000 millones de personas con edades comprendidas entre los 20 y los 39 años, ambos inclusive. Una profunda crisis después, esa cifra se ha reducido a 11.787.000. Es decir, España ha perdido 2.657.000 jóvenes desde que comenzase la crisis, según datos del propio INE.

La explicación de ello comprende al paro, la desigualdad, la precariedad laboral y la temporalidad.