La comunidad indígena de México se desmarca de AMLO: "No se puede exigir un perdón actual por acciones que en su momento fueron realizadas"


La relación entre el presidente mexicano y las comunidades indígenas ha estado marcada, desde hace tiempo, por el desencuentro.

La carta enviada por AMLO a Felipe VI y el Papa Francisco ha sido el último ejemplo de como el presidente les utiliza para propaganda, ya que, según confiesa a 'El Mundo' Óscar Shibayama, coordinador de la comisión política del Parlamento Nacional Indígena: "Nunca se nos consultó, ni se contó con nosotros para el envío de estas cartas".

Los movimientos indígenas tratan de escapar de un debate que consideran "infructuoso" y reclaman a López Obrador que cumpla los compromisos que adquirió durante la campaña.

En México no todos los pobres son indígenas, pero prácticamente todos los indígenas son pobres, según se desprende un informe del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), que señala que en México hay más de siete millones de indígenas, de los cuales, siete de cada 10 viven en situación de pobreza.

Otro informe publicado en el 2016 por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), ahonda más en esta gran brecha social que padecen las comunidades originarias y apunta a que "el 77,6% de los indígenas no tienen acceso a la seguridad social y el 56,3% no tiene acceso a servicios básicos como agua, luz o alcantarillado". Los datos son contundentes y las acciones para remendar esta situación hasta la fecha son nulas.

El Parlamento Nacional Indígena ha subrayado que han "platicado mucho de este asunto y el sentir general es que no era necesario entrar en un conflicto con España a estas alturas. No se puede exigir un perdón actual por acciones que en su momento fueron realizadas. Hay otras formas de que se nos empareje socialmente y ésta, responde a una estrategia mediática por parte del presidente".