Los nacionalistas querían prohibir los partidos que fueran contra la Constitución de la "república catalana" y crear una unidad especializada en "españolismo violento"


Los nacionalistas se plantearon prohibir los partidos que fueran contra la "República catalana" o su "Constitución", así como espiar a los grupos que pudieran actuar contra el "nuevo" Estado y crear una unidad especializada en "españolismo violento".

Así consta en uno de los últimos informes remitidos por la Guardia Civil al Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona, que instruye la causa contra la organización del "referéndum" ilegal del 1 de octubre y la creación de estructuras de Estado.

El citado documento, al que ha tenido acceso 'Europa Press', recoge los trabajos que se hicieron para redactar la Constitución de la "futura" República y que le fueron intervenidos al exsenador y juez Santiago Vidal. En el título II de ese presunto texto constitucional se decía expresamente que "se permitirá la existencia de todo tipo de participación política siempre y cuando su programa electoral no vaya contra la existencia de Cataluña como Estado ni contra esta Constitución".

En el capítulo VI de ese borrador también se exponía que todos los funcionarios del nuevo Estado debían tener una "única nacionalidad", la catalana. Y establecían un plazo de 6 meses a partir del día de la declaración de independencia para que todos los funcionarios hicieran "manifestación expresa" sobre si querían seguir siendo de España.

La hipotética ruptura hubiera sido garantizada por los Mossos, que hubieran reprimido las posibles insurgencias patriotas porqué "para ser aceptado como Estado hay que ser capaz de garantizar la seguridad de las personas y el control del territorio".

En el mismo documento que analiza la Guardia Civil, se habla de la enseñanza considerada como "vehículo de socialización política y de cohesión social" que junto con "los medios de comunicación y otros espacios públicos compartidos y la vivencia de los símbolos nacionales, fortalezcan vínculos, lealtad y el sentimiento de pertenencia al nuevo Estado".