Miles de personas marchan contra el cierre de la Central Nuclear de Almaraz (Extremadura)


Alrededor de 2.000 personas participaron ayer por la tarde en una manifestación contra el cierre de la Central Nuclear de Almaraz, frente las fechas planteadas tanto por el 'Ministerio de Transición Ecológica' como por dos de las empresas propietarias, que fijarían su clausura entre 2027 y 2028.

La protesta transcurrió desde las puertas de la central hasta el consistorio de esta localidad cacereña, desde cuyo balón se leyó un manifiesto. En él se abogó por la ampliación de la vida útil de la central ya que «el pan de nuestros vecinos es lo que está en juego» así como «el futuro de miles de extremeños que no quieren, una vez más, tener que abandonar su tierra».

Desde la plataforma ciudadana se destacó que la energía nuclear es el método «más limpio de los que operan en España, con cero emisiones de CO2» y se puso como ejemplo al país vecino, Francia, donde operan un total de 59 reactores nucleares, en contraposición a Alemania donde, «tras el cierre de su parque nuclear, se ha sufrido un alarmante aumento de las emisiones».

Alrededor de 800 personas trabajan en esta central nuclear, si bien de forma indirecta e inducida genera 2.900 puestos de trabajo, y contribuye al entorno con 45 millones de euros anuales. El cierre de la central contribuiría a la perdida de soberanía eléctrica y al síndrome de la 'España vacía'.