Una empresa participada por el Gobierno alemán colaboró activamente en el 9-N y el 1-O


Alemania no sólo atacó la unidad de España mediante el cuestionamiento del Tribunal Supremo y del ordenamiento jurídico español negándose a extraditar a Puigdemont por rebelión: Una empresa participada por su Gobierno colaboró activamente en el 9-N y el 1-O.

La empresa en cuestión fue T-Systems, una filial de Deutsche Telekom, participada por el Gobierno alemán. Directivos de T-Systems advirtieron el 18 de marzo de 2016 de no dejar por escrito el contenido de la reunión con nacionalistas de la Generalitat. Pero Marco Jové dejó constancia de la reunión el 22 marzo 2016. Su conclusión: "Trabajar a través de la embajada porque el 30% del capital es del Gobierno alemán".

El 20 de septiembre de 2017 se produjo el registro de T-Systems por la Guardia Civil. Tras la decisión adoptada por el Tribunal Constitucional de suspender la consulta, esta empresa preguntó por carta a la Generalitat si debía seguir con sus trabajos o no, recibió la respuesta el día 7 -dos días antes de la consulta- con la orden de seguir con el 9-N.

La citada carta sirvió para que el exconsejero de Presidencia de la Generalitat, Franscesc Homs, fuera imputado por el Tribunal Supremo, que después le condenó a la pena de inhabilitación. Fue Homs quien, por escrito, indicó al Centro de Telecomunicaciones de la Generalitat (CTTI) -el que contrataba con T-Systems-, que los trabajos no estaban afectados por la suspensión del TC.

El nombre de T-Systems ya aparecía en el informe que realizó la Fiscalía de Cataluña, sobre la Gestión de los Gobiernos de CiU bajo la Presidencia de Jordi Pujol.