Sudán rechaza comparaciones con la "primavera árabe": "Esta fue dirigida por las fuerzas islamistas. Esta revolución es contra las fuerzas islamistas"


En su sermón del viernes, Abdel-Hay Youssef, predicador salafista de Jartum (capital sudanesa), insultó a los manifestantes y anunció que el lunes realizarán una marcha en apoyo a un "Gobierno Islámico".

Los cristianos reiteraron su apoyo a un estado "social" y "laico": "El estado nos trata como un grupo de extranjeros que trabaja para destruir nuestra patria. Pero le agradecemos a Dios por el despertar de nuestra conciencia durante esta revolución", dijo el pastor Massad.

Socialistas sudaneses en el discurso de ayer aseguraron que la revuelta tiene tanto "un tono secular como sindicalista". También rechazan comparaciones con la "primavera árabe", asegurando que esta "fue dirigida por las fuerzas islamistas. Esta revolución es contra las fuerzas islamistas".

El "tono sindicalista" quedó demostrado ayer, cuando el ministro de Información de Sudán del Sur reconoció que las exportaciones petroleras están "interrumpidas" desde hace meses. Esto se debe a la huelga indefinida de los obreros de Puerto Sudán, en el norte, al no tener Sudán del Sur salida al mar.