Elecciones municipales 2019: En uno de cada tres municipios de Girona solo se podrá votar a candidaturas separatistas

Barrio obrero de Vila-roja, el bastión unionista en Gerona

Gerona es el único lugar donde el separatismo es mayoría. En ninguna de las cuatro últimas elecciones autonómicas el independentismo ha conseguido menos del 60% de los votos en esta provincia, mientras que en el conjunto de Cataluña nunca han logrado superar el 50%. En las legislativas del 28-A, los separatistas se llevaron el 56,02% de los votos en la circunscripción gerundense, mientras que no llegó al 40% en el total de Cataluña. Pero resulta que, en algunos casos, los electores no tienen más opción que el bloque nacionalista. Este es el único que presenta listas para el 26-M en 78 de las 221 localidades de la demarcación. Es decir, en uno de cada tres (35,29%) municipios gerundenses, los vecinos solamente tendrán la opción de votar a candidaturas de fuerza nacionalista. Ante esta noticia, Societat Civil Catalana denuncia que "no es porque no haya votantes unionistas, sino porque en Cataluña como en País Vasco el nacionalismo está consiguiendo su objetivo: la desaparición de la oposición". Lo cierto es que en algunos pueblos desde hace décadas está instaurado un caciquismo nacionalista donde alcaldes gobiernan durante mucho tiempo y bajo múltiples irregularidades. De la misma manera los unionistas suelen estar en los estratos sociales más vulnerables, cosa que los anula políticamente, al depender del patrón nacionalista.