La DB estatal alemana será el primer rival de Renfe en Santiago y A Coruña, tras ser liberalizado el sector ferroviario por obligación europea


La UE puso fecha límite para la privatización ferroviaria en España, que ya existe en transporte de mercancías. Debe estar en 2020 para los servicios subvencionados y en 2024 para las cercanías. El trayecto Coruña-Oporto y los internacionales están privatizados desde 2010, y Arriva superó este jueves el último examen de la CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia), por lo que será el futuro dueño. Arriva, pertenece a la filial británica del operador de trenes ESTATAL de Alemania, Deutsche Bahn. De esta manera, las empresas estatales españolas pasarán a ser sustituidas por extranjeras, al puro estilo colonial. Al estar bajo control extranjero, como pasó en el metro de Andalucía, el trabajo se precariza, cosa que afecta directamente a la natalidad.