El Govern pidió a la OTAN su apoyo para la "independencia" y le ofreció una sede en Cataluña; a través de un lobby financiado por especuladores y gobiernos europeos


El primer referéndum separatista de 2014 no tuvo nada de simulacro. Según informa ahora 'El Confidencial', el Govern de Artur Mas contactó de forma insistente con altos cargos de la OTAN en los meses previos a la consulta del 9-N para que la mayor alianza militar del mundo apoyara una hipotética declaración unilateral de "independencia" de Cataluña.

El Ejecutivo de CiU ofreció incluso espacio para que el organismo, que tiene sus cuarteles generales en Bruselas, abriera una subsede en suelo catalán.

Los detalles de estas gestiones han sido revelados ahora por 'Independent Diplomat' (ID), un lobby otanista de Estados Unidos especializado en procesos secesionistas que fue contratado por la Generalitat entre 2013 y 2015.

Entre los financiadores del lobby que colaboró por la destrucción de la integridad territorial de España están la 'Open Society' (Soros), la fundación Rockefeller, gobierno europeos (Reino Unido)...

Se conoce que el Govern de Mas le pagó al lobby un total de 1.391.000 euros a través de Diplocat, el ente público encargado de canalizar la acción exterior del secesionismo, y otros 92.843 euros desde la Delegación de la Generalitat en Nueva York. 

Cabe recordar que la empresa T-Systems, participada por el Gobierno alemán, colaboró activamente en el 9-N y el 1-O y aún no se ha dado explicaciones por ello.