Bolsonaro defiende el trabajo infantil


El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, protagoniza una nueva polémica al defender el trabajo infantil echando mano de su ejemplo: “Trabajo desde los ocho años (...) y hoy soy lo que soy”.

“Miren, trabajar en el campo a los 9 o 10 años no me perjudicó en nada. Cuando un niño de 8 o 9 años de edad trabaja en algún lado muchos denuncian el 'trabajo forzado' o el 'trabajo infantil'. Pero si ese niño fuma pasta base nadie dice nada”, declaró el 4 de julio.
“El trabajo dignifica a los hombres y las mujeres, poco importa su edad”, agregó durante su programa semanal en Facebook. El viernes, añadió: “Trabajé desde los 8 años plantando maíz, recogiendo bananas (...) mientras estudiaba en paralelo. Y hoy soy lo que soy. No es demagogia, es la verdad”.

La legislación brasileña prohíbe el trabajo de los menores de 16 años. Aunque, según el Instituto Nacional de Estadísticas (IBGE), cerca de 2,5 millones de niños y adolescentes de entre 5 y 17 años trabajan en Brasil.

Su ministra de la Mujer y los Derechos Humanos, intentó zanjar la polémica: “Nuestra generación trabajó desde muy temprano. Yo trabajé desde muy temprano, pero esto no significa que vamos a descriminalizar (el trabajo infantil)... Estamos seguros de que el trabajo de los niños es una violación de sus derechos, que no puede ser autorizado”.

En medio de la controversia, reflotaron una entrevista de 2015 donde la madre y el hermano de Jair Bolsonaro, Olinda y Renato, contradicen al jefe de Estado. “Mi padre tenía su estilo bohemio, pero nunca dejó que uno de sus hijos trabajara, porque pensó que tenían que estudiar”, dijo su hermano.