Los logros de la nacionalización económica en Bolivia


Bolivia tendrá elecciones generales el 20 de octubre de 2019; para elegir al presidente y vicepresidente del Estado, 130 diputados y 36 senadores para el período gubernamental 2020-2025.

La mayoría de encuestas revelan que Evo Morales obtendría 11 puntos de ventaja frente al opositor Carlos Mesa. Desde 2006 Morales ostenta la presidencia y su popularidad parece no decaer.


Para entender su popularidad no hay mas que ver los datos, que permiten evidenciar el crecimiento y desarrollo de la economía boliviana. Ninguno de los datos del período en que Carlos Mesa estuvo en el poder es mejor, en promedio, que los distintos períodos de igual tiempo en el Gobierno de Evo Morales.

Como se evidencia observando los datos de impacto social, durante el período en el que Carlos Mesa estuvo en el poder (como vicepresidente y como presidente) la situación económica y social en Bolivia era de crisis total.

Evo Morales asumió en 2006, siendo Bolivia el país más pobre de Hispanoamérica, con una pobreza y desigualdad de inmensas dimensiones. Morales no sólo logró hacer crecer la economía, sino que ésta lo hiciera de forma constante. Ese mismo año nacionalizó los hidrocarburos por decreto, poniendo fin al abuso de las empresas internacionales. Logró estabilizar la inflación y el tipo de cambio, mejoró la confianza en la economía del país y, por lo tanto, esto permitió el aumento de los depósitos en bolivianos.

Se hizo de un fondo de reservas internacionales importante para utilizar el financiamiento externo en inversión pública y, soportó el viento en contra que supuso la llegada de la crisis mundial.


Se puso fin a las privatizaciones y se inició la nacionalización de los sectores estratégicos. El Estado boliviano habría perdido ingresos por valor de entre 67.000 y 74.000 millones de dólares en el periodo 2006-2017 de no haberse implementado la política de nacionalizaciones promovida por Morales. Así se desprendió en un estudio realizado por la 'Unidad de Debates Económicos del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica' (CELAG).

Esta cifra equivale a dos Productos Internos Brutos del año 2017. O dicho de otro modo: las políticas de nacionalizaciones significaron un ingreso adicional per cápita de entre 6.100 y 6.700 dólares a lo largo del periodo de tiempo analizado.

Cabe reseñar que, en lo que respecta al empleo, las nacionalizaciones permitieron que la economía creara 670.000 puestos de trabajo que no habrían existido de no mediar las mismas.

Con las nacionalizaciones se originó un efecto de retención de rentas que, con anterioridad a las políticas del Ejecutivo presidido por Morales, salían del país en forma de utilidades. Se estima que el ahorro en divisas por este concepto a lo largo de esos doce años fue del 45% del PIB.

La política de recuperación de la propiedad de los sectores estratégicos fue "clave para alcanzar unos resultados económicos positivos". Bolivia fue el país suramericano con mayor crecimiento en los años 2009, 2014, 2016 y 2018, su moneda es una de las más fuertes del continente, todos los indicadores socioeconómicos han mejorado notablemente, incluido el salario –el salario mínimo boliviano ya es mayor que el de sus vecinos Perú y Argentina-, y la sangría migratoria se ha ralentizado.

Evo Morales no es Maduro, su política internacional más discreta le ha permitido escaparse de gran parte de las sanciones estadounidenses. Respecto a España, se debe condenar su difusión de la Leyenda Negra, pero él en 2017, a diferencia de Maduro, no interfirió en los asuntos internos ibéricos y mostró su apoyo a la integridad territorial de España.



En 2018 España y Bolivia lograron una "alianza". El "estado plurinacional" de Bolivia reconoció al “hermano presidente Pedro Sánchez Pérez Castejón” con la máxima distinción del país: la Orden Nacional del Cóndor de los Andes en el grado de Gran Collar. Sánchez aseguró que será un “fiel reflejo alianza entre España y Bolivia”. “El Gobierno de España hará todo lo posible para el progreso, la cohesión y la prosperidad para un país que sentimos próximo y hermano como es Bolivia”.

En 2006 España condonó la deuda de educación con Bolivia y facilitó, entre otras ayudas, que todos los municipios contaran con dos ambulancias, evitando caminatas de hasta 4 días a los bolivianos para alcanzar una posta sanitaria cuando estaban enfermos, como el propio presidente boliviano recordó 12 años después.


España volvió a condonar a Bolivia más de 62 millones de euros de una deuda procedente de créditos del Fondo de Ayuda al Desarrollo (FAD) en febrero de 2010. Bolivia se convirtió en destinatario principal de Ayuda Oficial al Desarrollo con subvenciones españolas de más de 300 millones de euros, además de la compra y el envío de 700 ambulancias para las comunidades indígenas.

Morales también animó a las empresas españolas a participar en la construcción del tren interoceánico, que conectará el país andino con Perú y Brasil. Valora positivamente la presencia de las empresas españolas en Bolivia. "El 90 por ciento ha cumplido felizmente, las empresas españolas han entendido el cambio de política económica en el país, que consiste en tener socios, no patrones", afirmó.


El primer presidente indígena de Bolivia también ha tenido sus controversias. A pesar de que la Constitución boliviana limita a dos los mandatos presidenciales y que el Gobierno perdió el referéndum para cambiarla, el Tribunal Constitucional del país emitió un controvertido fallo que establece los “derechos políticos” reconocidos por la Convención Americana sobre Derechos Humanos por encima de la limitación de mandatos para dar cobertura legal a la reelección de Morales.

Tras casi cuatro años de Gobierno, su popularidad alcanzó cuotas inigualadas del 80%, pero con las comunidades indígenas tuvo grandes enfrentamientos. Otra controversia ha sido su defensa del trabajo infantil: «No debería eliminarse el trabajo de niños, niñas y adolescentes, pero tampoco deberíamos explotar o insinuar a que trabajen. Algunos por necesidad trabajan, pero además eliminar el trabajo de niños es como eliminar que tengan conciencia social».