"El honor de un patriota español no se vende"


El 10 de agosto se cumplieron 209 años de la ejecución de Vicente Moreno Baptista, patriota de la Guerra de Independencia Española. La efeméride, como siempre, fue ignorada por las autoridades y desconocida por la sociedad.

De orígenes humildes, con 19 años ingresó en el ejército y gracias a su valentía (y en ocasiones temeridad) fue ascendiendo hasta capitán.

Iniciada la Guerra de Liberación Nacional contra Napoleón, ante la traición del Antiguo Régimen, abandonó su puesto militar y se enroló como Jefe de una guerrilla patriota.

En Málaga, tanto el general Cuesta como las personas relevantes de la ciudad estaban dispuestos a entregar la ciudad sin lucha, como en Granada, pero el pueblo se dispuso a defender la tierra.

Los franceses acabaron tomando la ciudad de Málaga, que se vio sometida a los excesos de los soldados, masacrando mujeres malagueñas y niños, y por supuesto a los hombres, miles de encarcelados, cientos de fusilamientos y de violaciones de mujeres.

El 8 de febrero los franceses nombran un gobierno de la ciudad. Ante ésta brutalidad el capitán Moreno consolida su guerrilla en el baluarte que le ofrecía la naturaleza en las alturas de El Torcal Alto, hasta la Sierra Pelada, cerca de Antequera, y atacaban sistemáticamente cualquier convoy francés que se aventurase, hasta que al final los franceses tuvieron pánico de pasar las sierras.

El 15 de julio los franceses lograron un enfrentamiento en Riogordo frente a frente con la guerrilla de Vicente Moreno, pero murieron todos.

El teniente coronel francés al mando del destacamento en Málaga, está superado por el terror que sentían sus tropas, la falta de abastecimiento y la sensación de inseguridad permanente y de soledad puesto que nadie quería pasar por allí, y todo por culpa de Vicente Moreno Baptista.

Entonces le tendió una trampa utilizando un traidor español, que a cambio de dinero, el cual congregó en su casa del paraje del Navazo Hondo, a Vicente Moreno y sus hombres, en el camino de Málaga, para decirles que esa noche pasarían correos franceses con importantes valijas de documentación.

El 2 de agosto en su noche, vigilaron el paso, Vicente Moreno y 40 hombres, y cuando vieron pasar el correo se abalanzaron sobre él, rápidamente se vieron envueltos por los coraceros franceses, que mataron a la mayoría de sus hombres y el resto heridos, siendo de los más graves el propio Vicente Moreno al que su caballo quebró su pierna derecha bajo la montura, al caer tras ser herido en el vientre. Además el capitán Moreno tenía otras dos profundas heridas en pecho y rostro.

Los soldados lo aprehendieron y lo llevaron ante el Gobernador francés de Málaga, junto a los únicos seis guerrilleros que se salvaron aquella madrugada, y ordenó su ingreso en la cárcel de Málaga.

El francés le ofrece a Vicente Moreno Baptista su libertad y el grado de coronel en nombre del rey José I si juraba acatar al monarca. Moreno contestó con la célebre frase "el honor de un patriota español no se vende", viendo así las cosas los franceses ahorcaron en su presencia en el patio de la cárcel a sus compañeros.

Posteriormente, lo trasladan a Granada y, ante la firme negativa de no renunciar a sus principios, le llevaron a la celda a su mujer e hijos para debilitarle anímicamente ante el llanto constante de estos. No sirvió de nada. Secó sus lágrimas y les pidió que dejaran de llorar, pues es lo que buscaban los franceses, les pidió que se marcharan a Ciudad Real donde tenía familia tanto ella como él.

La noche del 10 de agosto, Moreno entró en capilla, su mujer e hijos no quisieron abandonarlo en esos momentos aún sabiendo que, una vez muerto Vicente Moreno, los franceses solían matar a las familias de los ajusticiados, para que vieran los guerrilleros lo que les pasaría a sus familias, tras ser ejecutados ellos.

Así su familia se quedó de pie llorando en la Puerta Elvira, Vicente les miró y sonrió con aire orgulloso. Se sentó en el escaño y gritando "Por España" alzó el cuello con altivez y el verdugo estranguló la garganta del héroe.