Las sanciones han ayudado a reducir la desigualdad de ingresos en Rusia



EEUU y la UE impusieron sanciones contra Rusia en 2014 por la anexión de Crimea y el apoyo a los separatistas pro-rusos en el este de Ucrania. En respuesta, Rusia introdujo contra-sanciones que bloquean las importaciones agrícolas de Occidente.

Una nueva investigación, publicada por el Instituto de Economías en Transición del Banco de Finlandia (BOFIT), dice que la desigualdad de ingresos, medida por el coeficiente de Gini, en Rusia fue menor en 2016 de lo que hubiera sido en un escenario donde Rusia no estuviera bajo sanciones.

Las sanciones afectaron a los ciudadanos más ricos de Rusia, mientras que la prohibición de las importaciones de alimentos occidentales de Moscú "impulsó el sector agrícola nacional, lo que resultó en una mayor productividad agrícola e ingresos de los trabajadores agrícolas".
La investigación destacó una "disminución después de 2013 en la proporción del ingreso total y el consumo de los rusos más ricos ...Mientras que otros grupos experimentaron un aumento relativo". Como resultado, "los programas de sanciones y contra-sanciones redujeron la desigualdad en un promedio en del 1% anual ”.

Este podría ser el motivo por el cual Putin nunca ha sido molestado por la población debido a las sanciones.