'Los papeles de Afganistán': las mentiras detrás de la guerra más larga de Estados Unidos


2.000 páginas de documentos obtenidos por 'The Washington Post' revelaron que altos funcionarios estadounidenses no dijeron la verdad sobre la guerra en Afganistán durante una campaña bélica de 18 años; hicieron declaraciones optimistas que sabían que eran falsas y ocultaron pruebas inequívocas de que la eterna guerra se había vuelto imposible de ganar.

Tras tres años de litigios legales con el gobierno y SIGAR, 'The Washington Post' consiguió una parte de las transcripciones de esas entrevistas, al amparo de la ley de libertad de información. Una resolución judicial aún pendiente de fallo podría obligar al proyecto a identificar a los entrevistados, desde generales y diplomáticos hasta trabajadores humanitarios y funcionarios afganos.

6 revelaciones sobre los 'Papeles de Afganistán':

-1: ¿Quién es el enemigo?

Problemas de las tropas de EEUU para identificar su enemigo. "Pensaron que iban a tener un mapa para mostrarles (a las tropas) dónde vivían los buenos y los malos", declaró en 2017 un exasesor no identificado de un equipo de las Fuerzas Especiales del Ejército a los entrevistadores del Gobierno.

-2: El auge de la mayor industria de opio del mundo

Durante la intervención militar de EEUU en Afganistán, el país asiático se ha convertido en el mayor productor mundial de opio. El pasado año Afganistán fue el responsable del 82% de la producción total de opio a nivel global.

Según destapa la investigación, Donald Rumsfeld llegó a afirmar que "nadie estaba al cargo" de la estrategia de erradicación de la producción de opio, en lo que varios funcionarios destacaron como el "fracaso más imprudente" de la intervención estadounidense en Afganistán.

-3: Despilfarro sistemático de recursos y la ausencia total de un plan realista

"Perdimos la objetividad. Nos dieron dinero, nos dijeron que lo gastáramos y lo hicimos, sin razón alguna", declaraba en una de las entrevistas publicadas un ejecutivo no identificado de la USAID, quien afirmaba que en torno al 90% del gasto fue exagerado.

El Gobierno de los EEUU ha gastado desde el año 2001 más de 133.000 millones de dólares en la reconstrucción de Afganistán. Ajustando esta cifra a la inflación, se trata de una inversión superior a la destinada tras la Segunda Guerra Mundial en el Plan Marshall. No obstante, las conversaciones publicadas muestran un fracaso sin paliativos de este proyecto de recomposición del país desde sus comienzos.

4-Cleptocracia

"Nuestro mayor proyecto, triste e inadvertidamente, puede haber sido el desarrollo de la corrupción masiva", declaró en una de las entrevistas Ryan Crocker, el principal diplomático estadounidense en Kabul durante dos etapas distintas. "No se pueden poner esas cantidades de dinero en un Estado y una sociedad tan frágiles y no contribuir a que alimenten la corrupción. Simplemente no puedes", agregó.

Una de las consecuencias más sangrantes de la avalancha de dinero procedente de EEUU se manifestó en el incremento de la corrupción en el país afgano hasta niveles históricos. Un exceso de recursos para un país empobrecido y con un déficit notable de estructuras que permitieran encauzar y administrar la ingente cantidad de dinero americano, que multiplicó las oportunidades de fraude y sobornos.

Para encontrar el origen de este sistema, que el coronel norteamericano Christoper Kolenda calificó de "cleptocracia", hay que remontarse, según apunta el Post, a los años 2002 y 2003. Durante esa época, los consejos tribales afganos se reunieron para redactar una nueva constitución, un proceso durante el cual el gobierno de los EEUU habría entregado sobornos a los delegados que apoyaban las posturas cercanas a los intereses de Washington, según el testimonio de un funcionario estadounidense que sirvió en Kabul durante aquel momento. "La percepción que se inició en ese período fue que si ibas a votar por algo que favoreciera, sería estúpido no obtener un soborno a cambio", agregaba este funcionario.

5-La connivencia con los 'señores de la guerra'

Otra de las revelaciones importantes contenidas en la investigación tiene que ver con las relaciones entre el Gobierno estadounidense y los llamados 'señores de la guerra' que evidencian los documentos. Según informa el Post, a través de la entrega de efectivo y contratos lucrativos, la CIA lograba obtener información y lealtad por parte de gobernadores, parlamentarios e incluso líderes religiosos afganos.

"Nos asociamos con todos los jugadores equivocados", confesó un alto diplomático estadounidense a los entrevistadores del gobierno.

Según informó Gert Berthold, un contable forense que sirvió en un grupo de trabajo militar en Afganistán, entre los años 2010 y 2012, de los 106 millones de dólares relacionados a 3.000 contratos del Departamento de Defensa, alrededor del 40% terminó en los bolsillos de insurgentes, sindicatos criminales o funcionarios afganos corruptos.

¿CUÁLES SON LOS 3 PRINCIPALES INTERESES DE EEUU EN AFGANISTÁN?

-Recursos energéticos (desde la ocupación en 2001, los países de la OTAN han perforado, sólo en la cuenca del Amu Daria, 322 pozos, donde se estima que hay entre 500 y dos mil millones de barriles de crudo).

-Utilización de las armas (la industria militar tiene que sacar al mercado el armamento que le sobra para probar armas más potentes).

-Ubicación estratégica e instalación de bases militares (Afganistán está ubicado en el corazón del continente asiático, en una posición estratégica que permite a quien controle el país monitorear de cerca todas las potencias nucleares de la región: China, Rusia, India y Pakistán).