Biografía de George Soros: El oligarca más odiado del mundo


George Soros seguramente sea uno de los olicargas más odiados del mundo. Sus detractores abarcan todas las ideologías, desde la denominada 'derecha alternativa' hasta el comunismo. Ha tenido problemas tanto con el gobierno de Hungría como con los de China y Rusia.

CARRERA Y FORTUNA DE SOROS

Nació en 1930 en Budapest, Hungría. La familia cambió su apellido en el 36 de Schwartz a Soros, en respuesta al creciente antisemitismo con el auge del fascismo.

Cuando Soros tenía trece años, la Alemania nazi tomó el control militar de Hungría (marzo de 1944) y comenzó a matar judíos húngaros. Soros hijo optó por colaborar con los nazis saqueando las propiedades de los judíos bajo el régimen del teniente general Kurt Becher, jefe de la sección de las Waffen SS. El padre de Soros organizó un complicado esquema para ocultar la identidad judía de toda la familia, lo cual les permitió sobrevivir.

Los primeros pasos de Soros en las finanzas fueron durante la hiperinflación que sufrió Hungría entre 1945 y 1946. En 1946 Soros escapa de la ocupación soviética y emigra a Inglaterra, donde se graduó en Filosofía en 1951​, tras estudiar con el liberal Karl Popper.

En 1956, emigró a los Estados Unidos, donde comenzó a trabajar con F. M. Mayer en temas de arbitraje (1956-59) y después como analista financiero con Wertheim & Co. (1959-63). Soros comenzó una época de inversiones económicas, entre 1963 y 1973, trabajó en Arnhold and S. Bleichroder, donde alcanzó puestos de alta dirección (vicepresidente), y fundó diversos fondos de cobertura, de gran éxito.

En 1973 se estableció por su cuenta y fundó el Quantum Fund, que con diversas reestructuraciones y actualmente gestionado por sus hijos, continúa siendo su principal vía de operación financiera.

Se hizo famoso por ser «el hombre que provocó la quiebra del Banco de Inglaterra» el 16 de septiembre de 1992, episodio llamado miércoles negro, donde Soros obtuvo unas ganancias de unos 1000 millones de dólares y produjo pérdidas al Estado británico por valor de unas 3.400 millones de libras.

La fortuna de Soros en 2009 ascendía a 18.000 millones de euros, ahora apenas supera los siete. El principal motivo de la caída de su fortuna ha sido un movimiento financiero estratégico que hizo en 2017, cuando decidió donar casi todo su dinero, 18.000 millones de euros, a su 'Open Society Foundation'.

La decisión responde a una estrategia fiscal según la cual Soros estaría intentado no solo captar la reducción en el impuesto de la renta del 30% de lo invertido en el último año. También podría ser la forma de canalizar con mayor eficiencia su herencia, y reducir así la cuantía que sus hijos pagarían en concepto de impuesto de patrimonio tras su muerte. Hay que recordar que Soros ya supera los 87 años.

DIFUSIÓN DEL GLOBALISMO LIBERAL

Se considera que Soros jugó un papel clave en el derrumbe de los Estados socialistas de Europa del Este durante el proceso de caída del comunismo entre 1984 y 1989, debido a su respaldo al movimiento sindical anticomunista "Solidaridad" en Polonia o apoyando la "Carta 77" en Checoslovaquia.

La CIA desclasificó documentos donde se afirma que "el magnate financiero George Soros y la CIA ayudaron a Gorbachov" con la Perestroika y la posterior disolución de la URSS.

Soros está vinculado al 'Partido Demócrata' y ha donado millones de dólares a su causa. Representa los intereses atlantistas, por eso la 'Open Society' elaboró una lista de periodistas y tuiteros españoles calificados como "pro-rusos".

El nombre de 'Open Society' se inspira en el libro "La sociedad abierta y sus enemigos", publicado por Karl Popper en 1945. Dicha obra tilda de totalitarios a Platón, Hegel y Marx. Es una férrea defensa de la individualista "democracia liberal" frente al comunismo, fascismo u otras vías.

Las organizaciones de Soros trabajan contra Putin, el Partido Comunista Chino y Orban porque son obstáculos para la construcción de sociedades carentes de forma, tradiciones e identidad. Con unos individuos desarraigados de su historia el mercado se impone como nuevo Dios.


Financia a movimientos feministas, LGTB y apoya la legalización del cannabis, el aborto (sin excepción), la inmigración masiva, el inglés como lengua global y la renta básica universal. Lo hace porque todo ello no supone ningún peligro para el capitalismo global, solo son cambios en lo social para que en lo económico todo siga igual.

Lo que persigue Soros no se encuentra muy lejos de lo que considera lógico y razonable el ciudadano europeo medio "progresista" de nuestros días. Con lo cual, podríamos preguntarnos si George Soros, centro de todas las salsas conspirativas (que deben ser condenadas por irracionales) –incluidas las de naturaleza reptiliana–, no hace más que dar un empujón financiero al suicidio de Occidente. Pero señalarlo como único responsable es absurdo, ya que dicha decadencia fue prevista desde hace tiempo y lo que él ha hecho (al igual que otros muchos oligarcas) ha sido acelerar el proceso.